item

Normativa en la construcción con hormigón

Durante el siglo XVIII, la resistencia de los elementos de hormigón armado se calculaba de forma experimental. A comienzos del siglo XIX, se planteó la necesidad de conocer y establecer los límites hasta donde las estructuras se comportaban elásticamente, sin deformaciones y así obtener modelos físico-matemáticos fiables. Más adelante, dada la complejidad del comportamiento del hormigón, se hizo necesario utilizar métodos basados en el cálculo de probabilidades para conseguir tener resultados realistas.

Durante los años 1960, se desarrolló la teoría de la seguridad estructural respecto a los estados límites, estableciendo valores máximos en las flechas y en la fisuración de los elementos estructurales, acotando los riesgos.

El “estado límite” tuvo su auge en los años 1970, como conjunto de requerimientos que debía satisfacer un elemento estructural para ser considerado apto.

Los reglamentos se centraron en dos tipos: los Estados límites de servicio y los Estados límites de solicitación.

Los coeficientes de seguridad dependen de la calidad de los materiales, el control de la ejecución de la obra y la dificultad del proyecto.

Los reglamentos hacen especial incapié en estados últimos de servicio (fisuración, deformaciones) comportamiento (detalles constructivos) y durabilidad (recubrimientos, calidades), limitando la resolución experimental con múltiples condicionantes.

Antes de realizar una construcción de hormigón se debe calcular las cargas a que estará sometido y en función de las mismas, se determinarán las dimensiones de los elementos y la calidad del hormigón, la disposición y la cantidad de las armaduras en los mismos.

En el cálculo hay varias etapas:

  1. Realizar una serie de simplificaciones en la estructura real transformándola en una estructura ideal de cálculo.
  2. Determinar las cargas que va a soportar la estructura, considerando en cada punto la combinación de cargas que produzca el efecto más desfavorable
  3. Dimensionar cada una de las secciones para que pueda soportar las solicitaciones más desfavorables.

Al final se prepara el proyecto que servirá para realizar la obra y que detalla los elementos, los cálculos realizados, los planos, las dimensiones, la tipificación de los hormigones y las características de los aceros que se emplearán.

Fuente:es.wikipedia.org

Quizás también te interese…

¿Sabes lo qué es la arquitectura pasiva?

Diferencias entre el Cemento, Concreto, Hormigón Armado y el Hormigón

El sistema constructivo Cedral formado por tablones de cemento

Deje un comentario